FRAMBUESAS EN EL HUERTO O EN EL JARDÍN

Frambuesas
Ya más de dos años publicando en el blog y aún no había dedicado una página a estos arbustos cuyo fruto tanto me gusta. Bien pues les llegó su hora.

El frambueso, del género Rubus, es un pequeño arbusto de tallos bianuales. Significa esto que un año los tallos crecen y al año siguiente, fructifican y mueren. La planta sin embargo, con sus raíces y su tallo subterráneo, permanece viva y vuelve a emitir tallos nuevos y a repetir su ciclo con lo cual, salvo el primer año, nos proporcionará una buena y abundante cosecha anual si seguimos unas pocas recomendaciones.
Sus hojas son compuestas, dentadas, rasposas por el envés
Sus flores son pequeñas, con 5 pétalos blancos o carentes de pétalos, muy apreciadas por los insectos melíferos.
Según climas y variedades, los frambuesos pueden florecer y por tanto fructificar, una o dos veces en el año, en verano y en otoño.
Los frutos, que son conjuntos de drupas, pueden ser de color amarillo, rojo, lila, naranja…
Los tallos son rasposos, incluso espinosos, detalle a tener en cuenta para no colocarlos en las zonas de juego de los niños. Los jóvenes son de color verde con pelillos dorados o rojizos, los viejos son más leñosos, de color oscuro y espinosos.

QUÉ LES GUSTA A LOS FRAMBUESOS
  • Un suelo ligeramente ácido aunque se pueden cultivar en otros suelos siempre que se rieguen y abonen generosamente.
  • Un terreno que retenga la humedad pero que no se encharque. El encharcamiento es mortal para ellos.
  • Un emplazamiento resguardado de vientos fuertes, ubicado entre sol y sombra o al sol dependiendo del clima.
  • Veranos frescos e inviernos no demasiado fríos aunque resisten perfectamente las heladas.

QUÉ NO LES GUSTA
  • El encharcamiento
  • El viento fuerte
  • Un suelo demasiado alcalino en el que pueden sufrir carencias de hierro y manganeso.
  • El calor excesivo y la sequía.
DÓNDE, CÓMO Y CUÁNDO PLANTARLOS
El dónde es muy importante: los frambuesos desarrollan tallos subterráneos que pueden llegar a recorrer e invadir todo el huerto o el jardín por lo cual resulta imprescindible preparar para ellos un lugar aislado del que no puedan salir.
Nosotros hicimos contenedores especiales excavando un rectángulo de terreno, extrayendo la tierra y aislando el espacio con paredillas de cemento.
También pueden ponerse en cajoneras o en bordes aislados por un camino o similar. Lo que no debe hacerse bajo ningún concepto es colocarlos en medio del huerto pues acabarán invadiéndolo entero.

Elegido el lugar, a comienzos del otoño mezclaremos la tierra con una gran cantidad de compost o materia orgánica y rellenaremos el contenedor o zanja que hayamos preparado.
Los plantamos a partir de noviembre si son de raíz desnuda: se colocan en hilera separadas unas plantas de otras unos 50cm. Se extienden bien las raíces sobre el terreno y se entierran unos 7 cm del tallo (lo de tres yemas).
Una vez plantadas las recortamos dejando los tallos de unos 20 a 30cm, cortando en bisel por encima de una yema.
Llegada la primavera. cuando la planta desarrolle tallos nuevos, cortamos a ras de suelo el trozo que dejamos al plantarlas. Esta operación hará que la planta arraigue bien y se desarrolle fuerte y vigorosa.

CUIDADOS
  • Hay que instalar un soporte de forma que podamos sujetar los tallos lo más verticales posible. Lo más sencillo es clavar unos postes verticales que sujetan tres alambres o varillas horizontales a diferentes alturas a los cuales se van atando las ramas a medida que crecen.
  • Si nuestro terreno es algo alcalino, a principios de primavera se les proporciona un poco de sulfato amónico y una capa de compost o materia orgánica. También puede ser conveniente aplicarles sulfato potásico a finales de enero.
  • Si el suelo es tirando a ácido, se les puede aplicar un abono completo especial para bayas.
  • Mantenerlas limpias de hierbas pero hacerlo con cuidado ya que las raíces de los frambuesos son muy superficiales y podríamos dañarlas al trabajar el terreno.
  • Ponerles un acolchado de compost, estiércol o paja de unos 5cm de grosor, impide que crezcan las hierbas y mantiene un grado de humedad beneficioso para las raíces superficiales.
  • Regar con regularidad procurando no mojar el follaje.
  • Puede ser necesario proteger los frutos de las aves (sobre todo con las de verano) con una red.


CÓMO SE PODAN

Se cultivan en forma de mata arbustiva surgiendo los tallos directamente del suelo.
  • Poda inicial
Ya he explicado que al momento de la plantación, podamos los tallos a unos 20cm de altura.
En primavera, eliminamos por completo los tallos que dejamos y conservamos los nuevos salvo los más débiles.
A medida que crecen los vamos atando a los alambres.
Al verano siguiente, dejaremos los más fuertes y vigorosos y eliminaremos también los más débiles.
  • Poda de fructificación
Si los frambuesos son de floración única, una vez pasada la fructificación (en julio), se cortan a ras de suelo los tallos que dieron fruto.
Si son de doble fructificación, en enero-febrero se recorta la parte que fructificó que es la superior. En julio, despues del fruto, se cortan al ras del suelo los tallos que dejamos recortados en invierno y se eliminan, de los nuevos, los más débiles o mal situados.

RECOLECCIÓN, CONSERVACIÓN Y USOS CULINARIOS

A partir del momento en que empiezan a madurar, la recolección tiene que ser casi diaria.
Se retiran de la planta cortando con unas tijeras el pedúnculo o bien tirando delicadamente del fruto con los dedos. Las que no estén aún en su punto, no se desprenderán fácilmente.
Se colocan en cestos o recipientes muy limpios para evitar el tener que lavarlas o hacerlo muy ligeramente en el momento justo de ir a ser consumidas ya que con el agua se deterioran.
Si se prevee que va a llover, mejor recolectarlas antes porque con la lluvia se enmohecen fácilmente.
Si esto ocurriese, hay que eliminar de la planta los frutos enmohecidos para que no se transmita al resto.

Se consumen frescas (riquísimas con yogur), en zumos y batidos, en ensaladas y postres, en sorbetes y helados, en jaleas y mermeladas.
Se pueden conservar congeladas. Para ello, nada más cosecharlas se colocan sobre film transparente, se hacen paquetitos y se llevan al congelador enseguida.
Frambuesas listas para congelar
También podemos conservarlas en tarros: se rellenan los huecos con un almíbar ligero y se cuecen a fuego lento al baño maría

En la cocina, los usos son muy variados. Estas son algunas recetas con frambuesas de las que yo he publicado en mi blog de Cocina sana y fácil:
Pastelillos de chocolate y frambuesas
Frambuesas con natillas
Frambuesas en almíbar con crema de queso
Sabayón con frambuesas y grosellas
Crema de calabaza y naranja con acompañamiento de frambuesas
Helado de frambuesas

Comentarios

  1. Hola Raqui, me encanta tu blog, la verdad es que me has ayudado mucho, sobre todo con tu publicación sobre plantas bulbosas y reproducción por esquejes, sigue así, Saludos y abrazos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola: muchas gracias por tu comentario. Me alegra mucho saber que lo que publico es de alguna utilidad para alguien, es lo que persigo con el blog y agradezco a personas como tú que perdáis un momento de vuestro tiempo para decírmelo. Un saludo cordial.

      Eliminar
  2. Que hermosura de planta, y que bonitas frambuesas, ademas de su rico sabor son una preciosidad. Mil besicos amiga

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Hola María: muchas gracias por tu visita. Me alegro mucho de que te haya gustado mi sitio y te hagas seguidora. Veo que tú también tienes enlace a uno así que en cuanto tenga un rato te devolveré la visita. Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

NARANJOS Y LIMONEROS: conocerlos y cuidarlos

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA