Entradas

Un regalo de la naturaleza

Imagen
Hace unos días, al lado del compostero donde recogemos los deshechos vegetales, apareció una bolita de un color blanco sucio que parecía un vulgar pedo de lobo (Lycoperdon perlatum) por lo que no le hicimos mayor caso ya que dicha seta no es comestible aunque si muy valiosa a nivel medicinal.

Unas horas más tarde, la bolita había eclosionado y dejaba asomar algo que pese a ser aficionados a las setas, no habíamos visto nunca. Entonces hicimos la primera fotografía.


Al día siguiente, cuando fuimos a verla, nos encontramos esta maravilla, este hermoso regalo de la Naturaleza que nos llega justo cuando estamos privados de poder disfrutarla.
Era una retícula de color naranja que se desplegó formando un globo lleno de una sustancia gelatinosa.


Un día más y ya se había desmoronado y comenzado a secarse. Había desaparecido la masa gelatinosa del interior y solo quedaba la retícula. ¿Se la habrían comido los pájaros u otros animalillos?


Tuvo una vida efímera pero a nosotros nos dejó un grato…

Calas (Zantedeschia aethiopica) para suelos húmedos

Imagen
Aquí en Cantabria, tierra fresca y húmeda, sin demasiado sol pero también sin demasiado frío, encuentran las calas un hábitat no perfecto pero si bastante cómodo para crecer y desarrollarse.

Las calas (Zantedeschia aethiopica) son plantas que provienen del centro y sur de África, propias de climas soleados, templados o cálidos.
Pertenencen a la familia de las Aráceas por lo que son primas hermanas de una planta silvestre muy común y abundante por aquí: los aros (Arum italicum)

Las calas son plantas perennes, provistas de gruesos rizomas o tubérculos alargados que desarrollan raíces blanquecinas y yemas de las que surgen nuevas plantas.


Tienen hojas grandes con largos y carnosos peciolos abrazadores.


Las láminas son de forma acorazonada con ondulaciones en los bordes y nervios bien visibles, de color verde profundo o verde claro, dependiendo de la posición, iluminación y madurez.


Las inflorescencias son peculiares: las flores, diminutas, están reunidas en un órgano largo y cilíndrico …

Ajo blanco (Allium neapolitanum)

Imagen
Es el más madrugador de los bulbos, al menos por esta zona. Cuando los narcisos quieren empezar a florecer, ya llevan ellos más de un mes alegrando el jardín.

El ajo blanco es, como he dicho, una planta bulbosa, perenne, de la familia de las Liliáceas.

Sus bulbos son pequeños, blanquecinos y muy prolíficos. Desarrollan numerosos bulbillos con los que se reproduce de manera espontánea.

Tiene hojas largas y estrechas (lineares) algo frágiles, de color verde.


Los escapos (tallos florales) son largos y estrechos, más duros y rígidos que las hojas y pueden alcanzar los 30 cm de altura.
Aparentan ser cilíndricos pero observados detenidamente vemos que tienen una forma peculiar: la mitad es redonda y la otra mitad, plana con 2 costillas bien marcadas.


En el extremo de los escapos surgen las inflorescencias en forma de umbelas compuestas por hasta 30 florecillas.


Antes de abrirse, las flores están envueltas por una espata, especie de hoja membranosa de color verde primero y blanquecino despu…

Junco de Indias, caña (Canna indica)

Imagen
¡Qué impresionantes me parecen las flores de estas plantas.
Yo no las conocía antes de venir a Cantabria pues en mi tierra de origen (León) no se cultivan seguramente porque a parte de sol, necesitan bastante agua y no soportan las heladas fuertes.

Son plantas rizomatosas de la familia de las Cannáceas.
Existen varias especies y varios híbridos conseguidos por el cruzamiento de dichas especies, todas ellas muy hermosas y decorativas.

Desarrollan tallos cilíndricos muy carnosos, de color verde, carmín o violeta alrededor de los cuales aparecen las hojas grandes, abrazadoras, con forma oval-lanceolada y del mismo color que los tallos  que pueden alcanzar hasta el metro y medio de altura o incluso mas en condiciones óptimas.



Las flores, también grandes (unos 10-12 cm), crecen en racimos en los extremos de los tallos.


Tienen sépalos que parecen pétalos y estambres que también lo parecen. Todo ello da como resultado flores llamativas, originales y muy vistosas que aparecen en verano y oto…

Brezo de Irlanda (Erica erigena)

Imagen
Las flores del brezo (Erica erigena) alegran nuestro jardín a lo largo de todo el invierno; este año, acompañadas por muchas otras no tan propias de la época, a causa del invierno tan cálido que estamos teniendo.


La primera planta de brezo, la conseguí hace muchos años a partir de un pequeño esqueje que encontré desgajado en el monte y traje a casa.

Me hizo mucha ilusión ver que arraigaba pues las plantas silvestres no se domestican fácilmente, no se adaptan con facilidad a zonas y ambientes que ellas no han elegido.

El caso es que este brezo (Erica erigena), de la familia de las Ericáceas dijo que sí, que le gustaba nuestro jardín y cuando fue grandecito y pude sacarle algunos esquejes, conseguí nuevas plantas que distribuí por varios lugares.

Me resultó increíble sus capacidad de adaptación tanto en zonas umbrías y húmedas como en la rocalla, donde pasan los pobrecillos algo de sed y les da el sol más de lo que les gusta.

Todos ellos se llenan de flores en invierno y están verdes e…

Pelusillas (Arabis)

Imagen
Hay unas pequeñas plantas cobertoras, cespitosas o reptantes de las que aún no he hablado pese a  abundar en nuestro jardín.
Me refiero a los arabis, llamados vulgarmente “pelusillas” debido a los pelos suaves y finos que cubren sus hojas a modo de pelusilla plateada.

Son bastante parecidas a las aubrietas a las que sí dediqué hace tiempo una página.

Los arabis forman parte del grupo de plantas llamadas de rocalla por adaptarse perfectamente a este tipo de jardines.

Pertenecen a la familia de las Crucíferas una de cuyas características es la de formar racimos de flores con 4 pétalos dispuestos a modo de cruz cada una de las cuales da lugar a un fruto largo y estrecho llamado silicua.


En climas templados y cálidos, los arabis se comportan como plantas perennes; en climas más fríos sin embargo son vivaces: pierden la parte aérea en invierno y rebrotan a principios de primavera.

Sus hojas son pequeñas, enteras, de borde lobulado o crenado, de color glauco debido a la pelusilla que las c…