La encina (Quercus ilex)


Uno de los árboles más impresionantes que pueblan nuestro jardín, junto con el haya y el roble, es la encina.
Ya estaba aquí cuando nosotros llegamos y aquí seguirá cuando nos hayamos ido así que puede decirse que el jardín es mas suyo que nuestro.


Aquí en Cantabria, con clima oceánico, mucha humedad y muchas lluvias, hay lugares donde   sin embargo se dan formaciones boscosas con árboles típicamente mediterráneos, preparados para aguantar fuertes sequías,  como el madroño y la encina.

Esto ocurre cuando, como en nuestro jardín, afloran las rocas calizas. Estas rocas filtran rápidamente el agua de las abundantes lluvias y las raíces de las plantas que lo habitan, se encuentran con un terreno seco a pesar de la lluvia, en el que árboles de secano medran sin problemas.


La encina, que pertenece a la familia de las Fagáceas, es un árbol perenne de hasta 25 m de altura. En mi tierra de origen también se daba la encina pero ni sus hojas ni su copa alcanzaban el mismo tamaño que aquí.

Su tronco presenta una corteza agrietada, de color pardo grisáceo muy característica.


Sus hojas, dispuestas de forma alterna, son simples, coriáceas, de borde entero o dentado, a veces con dientes punzantes, de color verde oscuro por el haz y verde grisáceo por el envés.

Tienen un nervio central y varios pares de nervios laterales, nunca menos de 7.

Los brotes nuevos que desarrolla en primavera son tomentosos* y blanquecinos.


Las flores son portadoras de un solo sexo. Las hay masculinas y femeninas en la misma planta.
Las masculinas están agrupadas en amentos* de color verdoso amarillento.
Los producen en cantidades ingentes y cuando los suelta, quedan el suelo y las cajoneras que están bajo ella, cubiertos de una tupida alfombra.

Las femeninas, muy pequeñas, están formadas por 4 estilos rodeados de escamas. Aparecen en primavera.


El fruto son bellotas con pedúnculo corto.


Fructifica desde finales de verano a principios de otoño.

* Tomentoso: pelos muy finos y blanquecinos que parecen algodón.
*Amento: inflorescencia o conjunto de flores, en este caso masculinas, dispuestas en espiga o racimo generalmente colgante.

Comentarios

  1. La encina es un árbol que también se da mucho en mi zona, tengo dos en el jardín.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario