La poda de árboles frutales: poda de limpieza


Entre las técnicas de cultivo  de los árboles frutales, la poda  es una muy importante que debemos más o menos comprender y manejar.

Podar, como todos sabemos, significa eliminar o cortar pero lo primero que hemos de tener claro es cortar qué y para qué, con qué objetivo.

¿Para qué podamos?
  • Para darle una forma y estructura adecuada al árbol: poda de formación.
  • Para asearlo y librarlo de todo aquello que le pueda restar vigor y salud: poda de limpieza y mantenimiento.
  • Para que produzca buenos y abundantes frutos: poda de fructificación.
  • Para renovarlo y rejuvenecerlo cuando ya es viejo o ha estado abandonado: poda de renovación.
El primer paso al iniciar la poda de un árbol, ya se trate de uno joven, adulto o viejo, será comenzar por la poda de limpieza. Con ella, el campo nos quedará despejado y veremos con más claridad cuáles han de ser los siguientes pasos.

Esta poda de limpieza es igual en todos los frutales y consiste básicamente en:
  • Eliminar los retoños que son los brotes que salen del suelo. (1)
  • Eliminar los brotes que nacen del tronco por debajo de la cruz (por debajo de las ramas principales) (2)
  • Eliminar tocones y ramas muertas, secas, enfermas o dañadas. (3)
  • Eliminar ramas que crecen en mala dirección: hacia dentro del árbol, cruzándose con otras, chocando con las de al lado...(4)
  • Eliminar ramas que crecen muy juntas unas a otras de forma que las que dejemos dispongan de espacio vital. (5)
  • Eliminar chupones que son brotes fuertes y vigorosos que crecen verticales y le roban mucha energía al árbol. (6)
  • Eliminar brotes o ramas que rompen la armonía de la copa. Dicha armonía no solo es importante a nivel estético. Si unas zonas del árbol se hacen más vigorosas, otras al mismo tiempo se debilitan. (7)


Un frutal bien cuidado siempre tendrá realizada este tipo de poda. Con ella, conseguiremos además de lo dicho anteriormente:
  • Evitar enfermedades.
  • Evitarle al árbol un gasto de energía innecesario.
  • Conseguir que el aire y el sol penetren por la copa llegando a todas las yemas.
  • Facilitar el acceso a todas las partes de la copa.
  • Un aspecto estéticamente hermoso.
Es muy sencillo llevarla a cabo. No hay más que observar al árbol, armarse de una buena herramienta y de pasta cicatrizante si el ambiente es en general húmedo y ponerse manos a la obra. Nuestros árboles lo agradecerán y nosotros también cuando recojamos los resultados.

Comentarios

  1. Maravillosa información Lidia. Que ganas tengo de que mejore el tiempo para podar, aquí hace meses que no para de llover. Buen día. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aquí lluvia y mucho frío así que nada, recluidos sin salir al jardín hasta que le de por cambiar. Un beso y muchas gracias por visitarme, Lola.

      Eliminar
  2. Fantástica explicación y el dibujo ayuda mucho, es muy didáctico.
    Muchos besos, Lidia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Montse, ¡qué amable eres! Muchísimas gracias. El dibujo está hecho a la carrera, nada pulido, pero pensé que ayudaría, si. Un beso.

      Eliminar
  3. Como siempre superbien explicado, es cierto que el dibujo ayuda muchisimo a comprender que hacer.
    Yo ya tengo practicamente podado todo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kisi: aquí este año, vamos retrasados por culpa del tiempo tal como le pasa a Lola pero de todas formas, aquí los frutales de hueso nunca los podamos hasta principios de primavera por el riesgo de que las heridas no cicatricen bien y se enfermen. Tu clima, claro, es muy diferente. Un beso

      Eliminar
  4. Que bien explicado! El dibujo hace que se comprenda con claridad. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Olga: muchas gracias a ti por tomarte la molestia de comentar. Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

FLORES SILVESTRES DE COLOR AZUL, MORADO Y LILA

FLORES SILVESTRES DE COLOR AMARILLO