LOS ÁRBOLES FRUTALES y la temperatura


Con el artículo de hoy quisiera ayudar a comprender muchos de los problemas que presentan a veces nuestros frutales, problemas que son ajenos a nuestros cuidados y que a veces no nos explicamos. Advierto que es un poco largo y quizá no demasiado ameno pero espero que sí sea interesante para los aficionados a la fruticultura.

Los manzanos, perales, ciruelos y cerezos, son todos ellos propios de zonas climáticas templadas o templado-frías y como tales, presentan dos periodos muy diferenciados en su ciclo vital anual:
  • Periodo de reposo invernal  
Se extiende desde  mediados de noviembre o diciembre a principios de febrero o marzo, según sea la zona más o menos fría.
Durante este periodo, pierden las hojas, entran en parada vegetativa y no crecen ni florecen.
Aunque no paralizan su actividad, si la ralentizan y la limitan a ciertas actividades tales como la diferenciación de las yemas.
A lo largo de estos meses, necesitan acumular cierto número de horas-frío (necesidad de frío invernal) y son capaces de soportar temperaturas de hasta -16ºC.

  • Periodo de actividad vegetativa
Abarca las otras tres estaciones: primavera, verano y otoño.
En esta época, este tipo de frutales necesitan entre 100 y 240 días de sol para madurar los frutos pero a su vez, son sensibles a los calores excesivos por encima de los 30ºC.

Estas condiciones de frío y sol, (además de otras, por supuesto) son necesarias para que florezcan y fructifiquen de forma que resulten productivos.


También los melocotoneros, albaricoqueros, vid, olivos y almendros, necesitan unas temperaturas específicas a lo largo de las diferentes estaciones del año para resultar productivos y merecer la pena su cultivo.

Yo nací y crecí en León, rodeada de estos frutales que, primero mi abuelo y luego mi madre, cultivaban con pasión y gran rendimiento así que cuando me vine a vivir al norte, a pesar de no ser el clima adecuado para ellos, no quise renunciar a poner en mi huerta algunos ejemplares.
Muchas otras personas de mi entorno también lo hacen y está bien que nos demos ese capricho si es nuestro deseo pero siendo conscientes de que puede haber muchos años que apenas recojamos cosecha para así no desesperarnos inútilmente al no ver cubiertas nuestras espectativas.
Si desde el principio tenemos las ideas claras y no esperamos grandes resultados, podemos disfrutar de su hermosura y de lo poquito que nos den.

A riesgo de resultar aburrida y pesada, repaso estación por estación, las necesidades de los frutales antes nombrados esperando que a alguien le resulte provechoso.


EN INVIERNO

Necesitan acumular un cierto número de horas-frío por debajo de los 7ºC para poder entrar en reposo invernal o parada vegetativa y llevar a cabo la diferenciación de las yemas pero:

  • Si el invierno es demasiado frío, con heladas muy fuertes e intensas, se pueden producir daños en las raíces, en la madera joven de ramas y tronco y en las yemas.
  • Si las heladas son muy fuertes se recomienda el aporcado. Si las raíces son dañadas por las heladas, lo notaremos en una brotación primaveral débil. 
  • Si el invierno no es lo suficientemente frío, el árbol no entrará en total reposo afectándose sus funciones.
  • Si es demasiado benigno, no se completa la diferenciación de las yemas de flor, se retrasa la apertura de  las yemas y tiene una brotación irregular con floraciones escalonadas y a destiempo.
  • Si es excesivamente cálido, sufrirá desprendimiento de las yemas florales o su marchitamiento.
 EN OTOÑO

Se inicia la fase de la maduración de la madera. Los árboles acumulan hidratos de carbono y comienzan a adaptarse al frío.
A finales de la estación, endurecen la madera y alcanzan el nivel máximo de protección contra el frío.

EN PRIMAVERA

Lo ideal es una primavera con temperaturas entre los 15ºC y 25ºC.
  • Si la primavera es demasiado fría, se frena la floración, hay pocos insectos polinizadores, se dañan las yemas florales, las flores y el fruto recién cuajado.
  • Si es demasiado cálida, la floración se inhibe, se desecan los pedúnculos de los frutillos y estos caen al suelo.

EN VERANO 

Las temperaturas óptimas medias para estos frutales oscilan entre los 18ºC y los 26ºC
  • Si vienen varios días más fríos de lo normal, se resentirá el tamaño de los frutos.
  • Con temperaturas excesivamente altas, disminuye la actividad fotosintética pudiendo llegarse incluso a la parada vegetativa.
  • Con golpes de calor, hojas y brotes tiernos se marchitan y caen. También puede caer la fruta por marchitamiento del pedúnculo.
  • Si no hay contraste de temperaturas entre el día y la noche, se resiente el coloreado de la fruta.
  • Con más de 40ºC la fruta se deteriora. 

Resumiendo:
  • Invierno frío y primavera templada, igual a floración óptima
  • Invierno frío y primavera calurosa, igual a floración corta
  • Invierno suave y primavera fría igual a floración larga, irregular y dispersa
  • Temperaturas poco adecuadas en primavera tanto por defecto como por exceso igual a disminución del número de frutos 

Comentarios

  1. Que maravilla Lidia, con todo lo que aprendemos contigo no podemos decir que no sabemos como cuidar un frutal. Buen día mi querida amiga. Un besin enorme.

    ResponderEliminar
  2. Querid Lola: dudo mucho que tú tengas algo que aprender de mi. Al contrario, yo me enriquezco con tus páginas cada vez que te visito y sobre todo con tu humanidad. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Es una gozada leerte porque te explicas muy bien y es fácil de entender. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Raul, cuánto te agradezco que me digas esto pues es lo que persigo, que queden los conceptos claros ya que son temas un poquillo áridos y es fácil irse por las ramas. Un abrazo

      Eliminar
  4. Gracias por tus consejos Lidia y es cierto que cuando queremos tener algún arbolito tenemos que ser pacientes porque tarde o temprano nos dará sus frutos. Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

FLORES SILVESTRES DE COLOR AZUL, MORADO Y LILA

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA