LA HORTENSIA DE INVIERNO O BERGENIA Características y cuidados.


La primera Bergenia que tuve me la regaló mi suegra. A mi nunca me habían gustado las plantas de hojas grandes o muy llamativas y las de la bergenia, grandes, brillantes y carnosas, me parecían excesivas. Pero no era plan de decirle que no la quería así que me la traje y busqué en el jardín un lugar discreto donde situarla.

Pasé tiempo sin hacerle mucho caso y cuando un día me fijé, quedé sorprendida: ella solita se había buscado la vida y estaba frondosa, llena de flores, preciosa.
Con el tiempo he llegado a apreciarla como se merece y ahora mismo tengo Bergenias en muchísimos lugares.

La Bergenia es una planta herbácea (no desarrolla tallos leñosos), rizomatosa, perenne (con hojas verdes durante todo el año), cespitosa (se extiende cubriendo el suelo), perteneciente a la familia de las Saxifragáceas, muy resistente y de muy fácil cultivo.


Sus hojas son grandes, redondeadas, carnosas, de un verde brillante, tan resistentes y fuertes que no se inmutan ni con sequías, ni humedades excesivas, ni con calores ni con heladas. Así que por todo eso y por alguna cosa más, ahora las adoro.


Con el exceso de sol y la falta de agua, se doblan ligeramente para evitar evaporación y se quedan blandas y lánguidas pero, en cuanto cesa el sol fuerte o reciben algo de agua vuelven a recuperar todo su vigor y prestancia.
Hay una variedad, la B. cordiflora, cuyas hojas se vuelven púrpura en invierno.

Flores de la Bergenia

Sus flores son generalmente de color rosa más o menos pálido aunque existen también variedades de color blanco, rojo y violeta.


Son pequeñas, numerosas y están dispuestas en cimas o racimos sobre largos peciolos de color carmín.
Tienen 5 pétalos de textura ligeramente carnosa que, estos sí, son algo delicados.

Florece durante gran parte del año, sobre todo, en invierno y principios de primavera, cuando apenas hay otras flores que las acompañen, razón por la cual son especialmente interesantes.

Características más destacadas de las bergenias
  • Se desarrollan divinamente en climas templados y frescos como éste pero también en climas más extremados como el de León, de donde vino mi primera planta.
  • Pueden cultivarse en posiciones soleadas y luminosas pero también en semi sombra e incluso en zonas sombrías.
  • Son muy resistentes a las heladas.
  • Se adaptan a cualquier tipo de terreno y aunque los prefieran ricos y sueltos, crecen también en lugares pedregosos y secos, en rocallas, en terrenos arcillosos. Tolera perfectamente los suelos calizos. Allí donde no me prospera ninguna otra planta, coloco una bergenia.
  • Resisten muy bien la sequía. Conservan el suelo húmedo gracias a sus hojas grandes como parasoles y toda la planta es carnosa por lo que retienen agua no solo en las hojas sino también en los tallos y raíces. 
Terraza con Bergenias

Son muy adecuadas para borduras y para jardines urbanos ya que resisten muy bien la polución. También resultan indicadas para cubrir taludes difíciles de trabajar, para proporcionar sombra y protección en la base de otras plantas que lo requieran o para cubrir lugares de acceso difícil.

Poda

Todos los años, después de la floración o a finales de verano, conviene practicarles una limpieza que consiste en retirar las hojas que se van secando, cortarles los tallos florales ya marchitos y eliminar algún fragmento que se haya envejecido mucho.

Cómo se reproducen

Facilísimamente, por medio de brotes nuevos con un fragmento de rizoma, que se desgajan de la planta vieja  sin dificultad. Si son muy largos, se recortan dejando solo unos cuantos centímetros.


Se extraen a finales del verano o principios del otoño y se colocan en una maceta o sobre el propio terreno donde vayamos a cultivarla, previamente cavado y abonado ligeramente con abono orgánico.

También podemos reproducirlas dividiendo la macolla.

Bergenia arropando a un acebo

Las bergenias pueden cultivarse, además de en el suelo, en cajoneras, macetas, terrazas y balcones.

Comentarios

  1. Hermosa planta que me recuerda mi infancia. Tengo una chiquita que es gajo de la que habia en mi casa hace 60 años. Soy de BuenosAires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea: las mías también son hijas de otras muy antiguas tal como explico en la entrada. Como se reproducen tan fácilmente nunca he comprado ninguna y tengo muchísimas por todo el jardín. Un abrazo

      Eliminar
  2. Me ha encantado vuestros comentarios. He comprado in ejemplar en el vivero porque estaba muy deteriorada. Cuando he llegado a casa vual ha sido mi sorpresa porque estaba onfestada de cochinilla. La he limpiado y tratado así como podado y trasplantado. Rspero recuperarla. Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario