EL PLUMBAGO (Plumbago auriculata o capensis) Un trozo de cielo en el jardín

Plumbago auriculata o capensis
El plumbago es una planta muy hermosa. Siempre me he preguntado cómo a una maravilla así, la bautizaron de forma tan poco agraciada. Menos mal que el nombre vulgar: jazmín azul (aunque no es un jazmín) es mucho más bonito y le hace más honor.

Es un matorral de tallos leñosos, sarmentoso  y semitrepador que puede alcanzar hasta los cinco metros de altura.
A diferencia de las trepadoras, no desarrolla zarcillos u otros elementos con los que adherirse por lo que hay que sujetarlo a algún soporte y guiarlo por un muro, una valla o una pérgola o, por el contrario, colocarlo en un talud donde caiga en cascada.
Plumbago auriculata o capensis
Es de hoja caduca y un poco delicado de cultivar en climas fríos ya que no soporta las heladas por debajo de los -5ºC pero es tan bonito que merece la pena intentarlo aunque tenga que ser en maceta y haya que resguardarlo en el invierno.

Si nuestro clima es cálido no tendremos ningún problema en situarlo al aire libre en un lugar soleado y en un terreno con buen drenaje.
Con clima fresco (mi caso) también podremos cultivarlo  fuera pero tomando algunas precauciones: elegiremos un lugar soleado y resguardado y cubriremos en invierno con paja, turba o algo similar la zona de las raíces. Lo someteremos además a una buena poda a finales del invierno y otra ligera cuando brota lo nuevo. Mas abajo explico cómo proceder.

Sus hojas son enteras, lisas, de color verde claro y forman un follaje ligero, no muy denso.
Sus flores son de un azul cielo puro y luminoso. Crecen en espiga y presentan unas curiosas corolas en forma de tubo largo y fino.
Plumbago auriculata o capensis
Su floración es muy prolongada y ésta es otra de las razones por las que merece la pena cultivarlo: de junio a noviembre (finales de primavera a finales de otoño), nos quedaremos embobados contemplando su abundantísimas y hermosas flores de color azul celeste.

Se multiplica fácilmente por medio de esqueje semileñoso en primavera. Para más información de cómo llevar a cabo esta operación, podéis visitar la página: Formas de obtener nuevas plantas.

CUIDADOS
  • Elegir para él un lugar luminoso, incluso a pleno sol
  • Protegerlo de las heladas
  • Añadir al terreno donde lo situemos, abundante materia orgánica
  • Proporcionarle un suelo ligero y bien drenado.
  • Regarlo  con regularidad durante el verano. Menos pero algo, el resto del año.
Plumbago auriculata o capensis
PODA

Al ser una planta de hoja caduca, la mejor época para podarla es a finales de invierno o principios de primavera, antes de que inicie la brotación. También podemos hacerlo a finales de otoño pero si el clima es fresco yo no lo recomiendo.
Cortaremos todas las ramas laterales que florecieron en la temporada, dejándoles con solo 2 o 3 yemas.
Eliminaremos también los brotes secos y dañados o que crezcan en una dirección que no nos interese.

En primavera, cuando aparecen las hojas, quizá nos encontremos con ramitas que se hayan secado y no broten. Se eliminan en ese momento.
Plumbago auriculata o capensis
Si por alguna razón nos veamos obligados en algún momento a podarla drásticamente, cortaremos sin miedo todas las ramas, dejándolas de unos pocos centímetros y la planta resurgirá de nuevo.
Plumbago auriculata o capensis

Comentarios

  1. Qué bonitas Ruqui, por aquí se llaman jazmín del cielo. Mi vecina lo tiene, así que le voy a pedir unos esquejes.
    Besoss hoy desde
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com.ar/2014/06/kim-dong-kyu.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues ese nombre vuestro sí que me parece bonito y muy apropiado. Desde hoy le llamará yo así también.

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA

FLORES SILVESTRES DE COLOR AZUL, MORADO Y LILA