SIEMBRA Y CULTIVO DE GUISANTES EN CAJONERA.

guisante, arvejas o chícharos con su vaina

Los guisantes (arvejas o chícharos) son unas legumbres que se cultivan divinamente en cajonera. Podemos consumirlos verdes, (recién cogidos son algo sublime) pero también pueden guardarse secos y cocinarse como otras legumbres.

Guisantes desgranados

Ha llegado el momento de sembrarlos. Mi madre en León (clima continental con inviernos fríos pero secos) los sembraba ya en noviembre. Pasaban las semillas el duro invierno en la tierra y brotaban con toda la alegría en los primeros días de la primavera.
Aquí en mi zona, con clima oceánico y fuertes lluvias en invierno, no puedo hacer lo mismo. Lo intenté algunos años y las semillas se pudren con el exceso de humedad.

Inicio la siembra ahora en febrero y la realizo de forma escalonada cada 20 o 30 días hasta finales de mayo. De esta forma, estiro un poco la temporada, no mucho ya que los guisantes requieren un tiempo fresco y a partir de junio-julio, ya no se crían en condiciones.

SEMILLAS ADECUADAS
Las hay de grano liso y de grano rugoso. Yo solo tengo experiencia con las primeras.
Para sembrar en cajonera, lo ideal son las variedades enanas que no necesitan enramarse y nos ahorran un montón de trabajo. Lo que es enano es la planta pero no el fruto que es exactamente igual que el de las variedades de enrame.
Semillas de guisante de variedad enana

LA TIERRA
No son muy exigentes en cuanto a clase de suelo. Les va cualquiera excepto el ácido.
Lo que sí les gusta es que esté bien trabajado y al sol o como mucho en semisombra.
Si es una tierra tirando a ácida, tenemos que enmendarla antes con cal y materia orgánica.
Esta operación es conveniente hacerla uno o dos meses antes. Se esparce la cal y el compost y se cava para que quede mezclado con la tierra.

FORMA DE SEMBRARLOS
Se siembran de asiento, es decir, en el mismo lugar donde van a vivir.
Removemos la tierra con el azadillo para dejarla suelta y sin terrones y la alisamos con el rastrillo.

Siembra de guisantes en cajonera 1
Con el mismo rastrillo, retiramos una capa como de 5 cm de tierra hacia un lado.

Siembra de guisantes en cajonera 2
Colocamos las semillas a unos 6 o 7cm de distancia y las presionamos con la espalda del rastrillo o con alguna cosa plana. Yo utilizo la madera que se ve en la foto. Esto se hace para que se agarren a la tierra.
Siembra de guisantes en cajonera 3
Las cubrimos con la tierra que retiramos al principio y volvemos a presionar con la espalda del rastrillo de forma que las semillas queden bien adheridas a la tierra y no queden bolsas de aire.

Siembra de guisantes en cajonera 4

Mantenemos el semillero regado y húmedo hasta que asomen las plantitas.
Podemos instalar una red por encima para que los pájaros no las desentierren y se las coman. Luego, no es necesario retirar la red pues las plantitas desarrollan unos tallos muy finos y delgados que pasarán por los agujeros y les servirá de soporte aunque a estas variedades enanas no les hace falta soporte alguno.

Los guisantes ya nacidos

CUIDADOS

Plantándolos así no requieren ningún cuidado salvo el de no dejarlos pasar sed y el de recolectarlos cuando llegue el momento.
Si es necesario regarlos, hay que hacerlo procurando no mojar el ramaje pues las hojas son muy ligeras y si se mojan, con el calor del sol pueden quemarse.


RECOLECCIÓN
Se recolectan cuando están tiernos para comerlos crudos o guisarlos. Es la única (o de las pocas) legumbre que se puede comer cruda.
Conviene recoger solo los que vayamos a consumir y hacerlo lo más rápido posible porque en cuanto se desprenden de la planta, empiezan a transformar sus azúcares naturales, que le dan ese delicioso sabor inigualable, en almidón y se van haciendo menos ricos y más indigestos.
Hay que desprenderlos de la planta con cuidado, sujetando con una mano el tallo y tirando con la otra del guisante. Como tienen una raíz muy superficial, si no tomamos esta precaución, nos llevaremos la planta por delante.
Guisantes recién recolectados

OTRAS COSAS DE INTERÉS
La planta de los guisantes hace un abono estupendo.
Después de recolectados, recortamos la parte aérea pero dejamos en la tierra las raíces para que se pudran allí y liberen su abundante carga de nitrógeno. Ellas solas dejan la tierra abonada. El ramaje va al compost donde se mezcla con otros residuos de la huerta.

Si queréis ver algunas recetas ricas y saludables con guisantes como ingrediente, podéis visitar esta página: Recetas con guisantes

Comentarios

  1. Hola Ruquí, lo has explicado muy bien y claro. Yo las planto como tu madre en octubre o noviembre, pero aquí en el levante crecen durante todo el invierno y si no hiela como este año ya están llenas de flor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Kissy. Vosotros ahí tenéis un clima privilegiado. Por aquí queremos cultivar de todo y no nos desanimamos fácilmente pero las cosas no son nada fáciles. Poco a poco vamos encontrando la forma y manera de conseguir buenos frutos y cosechas adaptándonos al clima y a las condiciones e intentando sacarle el máximo partido a la situación. Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

FLORES SILVESTRES DE COLOR AZUL, MORADO Y LILA

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA