Calas (Zantedeschia aethiopica) para suelos húmedos


Aquí en Cantabria, tierra fresca y húmeda, sin demasiado sol pero también sin demasiado frío, encuentran las calas un hábitat no perfecto pero si bastante cómodo para crecer y desarrollarse.

Las calas (Zantedeschia aethiopica) son plantas que provienen del centro y sur de África, propias de climas soleados, templados o cálidos.
Pertenencen a la familia de las Aráceas por lo que son primas hermanas de una planta silvestre muy común y abundante por aquí: los aros (Arum italicum)

Las calas son plantas perennes, provistas de gruesos rizomas o tubérculos alargados que desarrollan raíces blanquecinas y yemas de las que surgen nuevas plantas.


Tienen hojas grandes con largos y carnosos peciolos abrazadores.


Las láminas son de forma acorazonada con ondulaciones en los bordes y nervios bien visibles, de color verde profundo o verde claro, dependiendo de la posición, iluminación y madurez.


Las inflorescencias son peculiares: las flores, diminutas, están reunidas en un órgano largo y cilíndrico llamado espádice de color blanquecino amarillento  al principio y amarillo en la madurez.


En la parte superior del espádice se encuentran situadas, muy apretadas, las flores masculinas y en la inferior las femeninas.


El espádice está rodeado por una espata o bráctea de color blanco o crema que termina en una punta larga y fina y se enrolla alrededor de él.


En buenas condiciones las plantas pueden alcanzar hasta el metro de altura y la flor los 16 cm.
Florecen durante gran parte del año, desde finales del otoño hasta principios de verano.

Qué les gusta
  • El pleno sol o un lugar luminoso aunque también soportan la semisombra.
  • Clima templado - cálido. No le gusta nada el frío.
  • Suelo rico, bien abonado y muy húmedo. Crece incluso en aguas estancadas
Se reproduce muy fácilmente a partir de bulbillos que desarrolla en los tubérculos
Las plantas nuevas tardan al menos dos años en florecer.


Toda la planta contiene un jugo caústico-vesicante y ha sido empleada en medicina natural , tanto la raíz picada  para uso externo como la flor cocida para enjuagues bucales. Sin embargo es algo tóxica y por tanto, preferible ir a la farmacia y comprarse algo seguro.

Comentarios

  1. ¡Qué lindas son las calas! Yo tengo calas en el único rincón en donde da poco el sol, las tengo en macetones grandes porque así puedo mantenerles la humedad.
    Mil besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario