Cufea (Cuphea hyssopifolia) de reproducción muy fácil



Compramos hace muchos años una cufea (Cuphea hyssopifolia).
Nos gustó su aspecto ligero, su sencillez, su presencia discreta entre el resto de las plantas.

La colocamos en una de las rocallas del jardín y se mantuvo hermosa durante todo el verano y otoño pero llegó el invierno y pese a encontrarnos en un clima suave, con pocas heladas y muy ligeras, la cuphea se murió.

Me llevé un disgustillo y pensé en no comprar mas pues la idea para el jardín es que en él solo vivan las plantas que se adaptan, que resisten, que no se ponen enfermas y que no dan demasiado la lata.

¡Cuál no sería nuestra sorpresa cuando a la primavera siguiente, nos encontramos con muchas plantitas de cufea nuevas!


Al tratarse de un semiarbusto con tallos leñosos, habíamos pensado que se comportaría como perenne y de hecho, en climas más cálidos, así lo hace. Aquí no resistió pero nos dejó el regalo de su abundante prole.

Desde entonces, todas las primaveras nacen cupheas por todo el jardín y ya no nos importa que llegado el invierno mueran.

No se si prestándoles más atención de la que aquí reciben se harán mas grandes. Éstas no suelen rebasar los 40 cm de altura por lo que quedan muy bien en la rocalla.

Sus tallos son rojizos y sus hojas ovales, lisas, de color verde claro.


Sus diminutas flores son de color rosa.


Les gusta una exposición bien soleada y al mismo tiempo un ambiente húmedo pero no necesitan apenas riego. Yo nunca las riego pues ya se encarga el cielo de la tarea.

Como ya he explicado, se reproducen facilísimamente por medio de semillas que se esparcen a su alrededor por el terreno el cual prefieren ligeramente ácido.


En la foto puede verse una cufea recién nacida a partir de semillas que la propia planta disemina.


Y aquí, dejada crecer a su aire en el mismo lugar en que nació.


Comentarios

  1. ¡Qué bonitas, Lidia!
    Yo tuve hace tiempo un seto bajito pero las mias tenian las flores malvas y moradas. Aquí, en la costa, funcionaban como perennes. El seto ya lo retiré hace años pero sigo efectivamente con plantitas disaminadas por los dos metros que ocupaba el seto.
    Las tuya son más alegres.
    Un beso, Lidia, y gracias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena: qué gusto saber de ti. Ciertamente, pese a haber muy poca distancia de mi zona a la costa, si que se observa bien la diferencia en el clima. Cuando voy a Santander veo plantas ya florecidas que en mi pueblo tardan aún medio mes en comenzar y respecto al frío, este año es el primero que he conseguido salvar de las heladas una buganvilla, sin embargo en la costa lucen esplendorosas. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  2. A mi me encanta esta especie, la tuvimos hace unos cuantos años y nos dio muchas sonrisas en su floración. Gracias por la información.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl: muchas gracias a ti por visitar mi página. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Lidia!
    Me encanta esa planta, hace tiempo la tuve en el jardín, espero conseguirla de nuevo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tania: qué lastima que no pueda yo pasarte unas cuantas de las que nacen por aquí. A veces tengo que arrancar algunas que nacen en lugar poco adecuado y me da una grandísima pena. Un beso.

      Eliminar
  4. Preciosa esta planta, no la conocía.
    Muchos besos, Lidia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario