Paseo por el jardín un día de mayo


Últimamente, he estado centrada en las flores silvestres y en los árboles frutales y no he compartido nada en el blog a cerca del jardín y sus flores.

Por circunstancias que la vida nos va trayendo sin que podamos replicarle, este ha sido un año poco propicio para dedicar tiempo a cuidar del jardín. Pero ayer he salido con la cámara en la mano a dar una vuelta por él y he comprobado cómo puede ser de agradecido cuando tú primero lo has tratado con amor y dedicación. Ya tiene vida propia y sigue su ritmo sin que se le haga demasiado caso.

Bueno, pues hoy, que es un día en el que me siento especialmente feliz, quiero compartir con vosotros, seguidores y suscriptores del blog,  las fotos que hice para que veáis cómo un jardín de fácil mantenimiento, ya maduro y organizado, puede estar hermoso (al menos a mi me lo parece) con el mínimo esfuerzo.


Rocalla con campanulas moradas, orégano, siemprevivas, clavelinas rosas y poligalas fucsia . Detrás, junípero horizontal y aguacate. Al fondo secuoia.


Al fondo, Cica revoluta; a la derecha, aguacate. En primer plano, helechos y diferentes plantas de rocalla que aún no han florecido.


Al fondo, Poligala; delante, junípero azulado; a la derecha, ceanoto  y junípero amarillo.


En primer plano, brezos aún no florecidos; en plano medio, geranios trepadores y al fondo, siemprevivas que ya florecieron. Colocar en un mismo parterre plantas que florecen en diferentes épocas, nos permite tenerlo con color prácticamente durante todo el año.


Mesembriantemos rojos en plena floración. Detrás, salvia y a la derecha, higuera.



El ceanoto reptante floreció el mes pasado. El ceanoto arbolillo, ahora. Tener ejemplares de ambos tipos nos permite disfrutar de estas maravillosas flores durante mucho tiempo.


Rocalla a base de plantas aromáticas (en primer plano, santolina con los botones ya a punto), clavelinas, salvia y algunas crasas. Detrás, lichnis y más al fondo, berberis rojo, acebos, e higueras.

Y para que no falten las silvestres, estas margaritas (Leucanthemum vulgare) que han nacido espontáneamente donde les ha parecido bien.

Comentarios

  1. ¡Se ve precioso tu jardín, Lidia, una maravilla!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Lidia, Qué preciosidad! Es un paseo muy agradable y pintado de colores vivos y alegres.
    Yo también tengo esa sensación, que a poco que le hagas, es enormemente agradecido. Aunque, con esta primavera de agua que estamos teniendo, las rosas las tengo regular.
    Mucho tiempo sin comentar( tambien circunstancias no favorables) pero no dejo de disfrutar y aprender continuamente cuando me paso por aquí, que eso no dejo de hacer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena: me alegro mucho de saber de ti. Espero que esas circunstancias de las que hablamos, pasen pronto y puedas volver a disfrutar de todo plenamente. En mi caso no son de pasar pero si susceptibles de mejorar un poco así que también lo espero para mi.
      Yo, rosas, ya solo cultivo un par de rosales trepadores que van a su aire. Las otras nunca se me dieron bien en este jardín y renuncié a ellas así como a otras plantas que me daban demasiado trabajo.
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario