La poda en el mes de marzo


A principios de este mes, comenzamos la poda de invierno de los frutales de hueso: melocotoneros, duraznos, ciruelos, cerezos, guindos.
Es la llamada poda seca tardía, cuando ya las heladas fuertes han pasado y estos árboles están a punto de brotar.
La poda tardía supone para el árbol mayor pérdida de reservas que la temprana pero tiene la ventaja
de ser mejor época para la cicatrización de las heridas por lo que los expertos recomiendan dejar para finales de invierno o principios de primavera, la poda de especies delicadas o con cicatrización complicada.
Una vez realizada esta poda, debemos recubrir los cortes con pasta cicatrizante para evitar podredumbres o necrosis.

Es pues el momento de llevar a cabo la poda de formación de arbolitos de hueso recién plantados o que se encuentran en su segundo y tercer año de vida.
En los siguientes enlaces, podréis encontrar lo referido a melocotoneros o duraznos, guindos y ciruelos.

También llevamos a cabo en esta época la poda de las higueras. Los cortes en éstas no es necesario cubrirlos pero si es importante hacerlos un día seco y soleado.

En esta época del año, además, se puede llevar a cabo una operación  complementaria a la poda : el desyemado que consiste en eliminar todas aquellas yemas mal situadas o que por alguna razón no nos interesan antes de que desarrollen brotes que más adelante haya que quitar. Como es lógico, suele hacerse sobre arbolitos jóvenes ya que en ejemplares con copas grandes sería muy dificultoso.

En el jardín
     

En cuanto al jardín, ahora, principios de primavera, es la época adecuada para la poda de la mayoría de los arbustos de hoja caduca que consistiría básicamente en:
  • Eliminar primero todos los brotes dañados, secos o enfermos.
  • Continuar  eliminando los muy débiles y los que se entrecruzan y chocan unos con otros.
  • Seguir con los mal situados (que crezcan en direcciones inadecuadas)
  • Los que rompen la armonía de la copa, podemos bien eliminarlos o bien acortarlos, cortando por encima de una yema o ramilla bien situada que crezca hacia fuera .
Lo anterior sirve para todos en general. A continuación especifico casos particulares de caducos y perennes.

  • Adelfa: se hace en esta época la poda de rejuvenecimiento de ejemplares viejos, despoblados o demasiado grandes.
  • Ácer: Apenas se podan salvo eliminar si es necesario, madera muerta, enferma o dañada.
  • Aligustre: se recortan las ramas viejas por encima de un brote nuevo que crezca hacia fuera.
  • Aucuba: se recortan un tercio todas las ramas.
  • Avellano: cada cuatro o cinco años, se eliminan desde la base algunas de las ramas envejecidas.
  • Bignonia:  recortar fuertemente los tallos de la estación anterior dejando solo una yema además de suprimir brotes débiles y mal orientados.
  • Boj: se recortan las ramas que sobresalgan del conjunto de la copa y se eliminan ramas muertas.
  • Bola de nieve (Viburno): poda de rejuvenecimiento eliminando ramas demasiado viejas desde la base. También las que crezcan hacia el interior, las muertas o dañadas.
  • Cotoneaster: suprimir madera muerta o enferma y si es necesario, contener el tamaño con cortes de retorno y eliminar alguna rama de las más viejas.
  • Durillo: se recortan las ramas demasiado altas que estropean la armonía de la copa y se elimina alguna rama vieja o débil si fuera necesario.
  • Escalonia: poda de formación, reduciendo a la mitad todas las ramas y de  mantenimiento, suprimiendo ramas viejas, cortando siempre por encima de una ramificación nueva.
  • Frambuesos: la poda de formación el primer año que consistirá en acortar las ramas recién plantadas a 25cm del suelo.
  • Fuchsia: igual que Bignonia.
  • Hibisco (Hibiscus syriacus): aclarado de la ramificación vieja y recorte de ramas y ramillas dejándoles entre 2 y 3 yemas, la última bien dirigida hacia fuera.
  • Hortensia: aclarado de la ramificación vieja. Se eliminan desde la base algunas de las ramas más viejas y se recortan las demás a la altura deseada por encima de una yema. Las ramas nuevas que nacen de la base no se podan (más información sobre las hortensias).
  • Jazmín de invierno: Una vez terminada la floración, se cortan por completo los tallos viejos. Se eliminan también los débiles y se dejan solo los más vigorosos.
  • Laurel: se eliminan los tallos débiles y mal situados. Cuando queramos  renovarlo, cortamos las ramas a unos 40 o 50 cm del suelo y a la primavera siguiente se le suprimen el exceso de brotes que hayan surgido. (Mas información sobre el laurel).
  • Laurel real (Lauroceraso): al plantarlo, se recortan las ramas a la mitad. Más adelante, solo será necesario recortar las que sobresalgan o rompan la armonía. Si hay que rejuvenecerlo, se dejan todas las ramas a 50 cm del suelo.  (Más información sobre el Lauroceraso).
  • Membrillero japonés (Cydonia): poda moderada justo después de la floración.
  • Passiflora: poda intensa.
  • Plumbago: poda enérgica. Para información detallada, ver El plumbago.
  • Pyracanta (Espino de fuego): se acortan los brotes laterales.
Calendario completo de la poda

Comentarios

  1. Hola Lidia, fabulosa información, muy interesante. Muchas gracias y muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Hola Carlos: qué bueno encontrarte por aquí. Me alegro mucho. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola,ayer tuvimos qe transplantar un manzano,
    Ya tiene 7..8 años...ya estaba podado pero no se si al cambiarlo de sitio seria bueno podarlo un poco mas....se le rompieron algunas raices...no quiero qe se me muera..podrias darme algun consejo??....gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola: No sé qué tipo de poda tendrá hecha pero si ha perdido raíces quizá sí sería conveniente podarlo un poco más, y no dejar que pase sed bajo ningún concepto. Suerte.

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario