ÁRBOLES FRUTALES: cosas que interesa saber para elegirlos y plantarlos


Se acerca el momento más propicio para comprar y plantar nuevos árboles frutales que habitarán en nuestro huerto o jardín durante muchos años.
Quizás hasta nos sobrevivan si las condiciones les son favorables por lo que es muy importante tener en cuenta algunas cosas que nos ayuden con la elección.

 Especificaré las que desde mi punto de vista deben considerarse:
  • Que se trate de una buena variedad, vigorosa y productiva sobre un portainjertos que resista adecuadamente las condiciones de clima y suelo de nuestra zona.
 Para esto, además de informarnos en libros y webs, conviene acudir a un vivero serio y de confianza. No merece la pena, por ahorrarnos unos pocos euros, arriesgarnos a comprar en cualquier sitio.
  • Respecto al clima, lo ideal es elegir frutales propios de nuestra zona climática que se adaptarán sin problemas, no cogerán enfermedades y se desarrollarán frescos y lozanos.
  • Respecto al suelo, hay frutales que no soportan los terrenos calcáreos, otros que no toleran los poco permeables, otros que lo soportan todo y algunos que lo soportan o no dependiendo del portainjertos. Aquí también hay que informarse.
En los artículos dedicados en este blog a cada uno de los árboles frutales, podéis encontrar información detallada sobre sus gustos y necesidades.

  • Elegir un emplazamiento adecuado teniendo en cuenta el tamaño que alcanzará cuando sea adulto para no tener que someterlo luego a podas crueles y si necesitará protección invernal o soportes. 
  • Tener preparado con antelación el lugar donde va a ser plantado, excavando un buen hoyo, sacando la tierra y mezclándola con una buena cantidad de materia orgánica y colocando un tutor al que sujetaremos el arbolillo para que no lo bambolee el viento y le rompa las raicillas.
  • Al plantarlo, podar alguna raíz que traiga rota o dañada y quizá acortar alguna demasiado larga, prepararle un hueco donde quepa todo el cepellón bien extendido, cubrir con tierra fina que penetre bien entre todas las raíces para que no queden bolsas de aire, terminar de rellenar el hueco y presionar un poco la tierra para que quede bien sujeto.
  • Regar abundantemente para que la tierra húmeda se pegue bien a las raíces.
  • Iniciar desde el primer momento un procedimiento de poda racional, sabiendo lo que se corta y por qué.
 En este apartado también recomiendo una visita a la páginas de este blog dedicadas a la poda de frutales. En ellas está especificado el tipo de poda (formación, producción y mantenimiento) para cada especie. No todos los frutales se podan igual ya que no todos desarrollan en los mismos sitios y de la misma forma las yemas fructíferas.

Y una recomendación:
No compréis un árbol que no tenga buen aspecto, que no se le vea sano, vigoroso, bien formado.
Es preferible ir a otro vivero o dar otro paseo y no dejarnos arrastrar por las ganas de llevárnoslo a casa porque más adelante nos arrepentiremos.


CADA ÁRBOL PARA CADA ZONA

Si hace frío en invierno, llueve en primavera y otoño y hace sol y calorcito en verano, seguramente vivimos en zona templada y se darán de maravilla manzanos, perales, ciruelos y cerezos.

Si el invierno es frío pero no mucho y los veranos son bastante calurosos, estaremos en una zona templado-cálida y también se darán de maravilla melocotoneros, albaricoqueros, almendros y olivos.

Si el clima es oceánico, con inviernos suaves, veranos frescos, lluvias abundantes durante todo el año y no muchas horas de sol, lo tenemos un poco peor para los frutales antes citados pero podemos cultivar a cambio, higueras, caquis, cítricos, aguacates, nísperos, avellanos, feijoas, chirimoyos... con éxito.

Comentarios

  1. Maravilla entrada Lidia, no nos podemos quejar de no tener información para plantar un frutal. Feliz año querida amiga, que seas inmensamente feliz. Un besin enorme.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA

NARANJOS Y LIMONEROS: conocerlos y cuidarlos