CULTIVAR ZANAHORIAS EN HUERTO O CAJONERA

Zanahorias en una cajonera junto a otras verduras

Después de haber sembrado los guisantes hace un mes, continuamos la actividad en el huerto con la siembra de zanahorias.
A las hortalizas de raíz les gusta el tiempo fresco y no les molesta alguna helada tardía que pueda surgir. Si nuestro clima es templado o cálido, debemos sembrarlas ya. Si el clima es subtropical, se siembran mejor en otoño o invierno.

Las zanahorias se cultivan de asiento. Esto quiere decir que en el lugar donde las sembramos desarrollarán todo su ciclo vital.
No les gustan los terrenos arcillosos ni muy estercolados; prefieren uno algo arenoso, suelto y profundo
Si se cultivan en bancal, no será necesario realizar con ellas ninguna tarea: crecerán juntas de forma que no habrá lugar para las malas hierbas, mantendrán la humedad y apenas habrá que regarlas.
Les conviene un bancal alto: amontonamos algo de tierra y luego la aplanamos formando un rectángulo o cuadrado. Quedará más alto que el resto del huerto y así las zanahorias tendrán buena profundidad para desarrollar bien su raíz.
Si las sembramos en cajonera, el bancal alto no es necesario pues la cajonera tiene ya bastante profundidad.

La tierra debe estercolarse al menos 6 meses antes de la siembra para que las zanahorias no se hagan bífidas ni crezcan deformes. Lo ideal es ponerlas en un lugar del huerto que fue estercolado el año anterior.

A la hora de sembrarlas, puede agregarse, si se desea, un poco de fertilizante a base de fósforo: superfosfato 0-20-0 (se aplica en la superficie de siembra antes de sembrar) o un puñado de harina de huesos. Yo no suelo añadir nada.

Semillas de zanahoria

Preparamos el bancal dejándolo bien liso y distribuimos a voleo, sin tacañería, las semillas.

Las presionamos un poco sobre la tierra para que se adhieran y las cubrimos con una capa de tierra de unos 6cm.

En la fotogría se ve cómo marco los semilleros. El segundo a la derecha es es el zanahorias. Pongo un cuadro pequeño y repito al cabo de un mes para disponer de ellas de forma escalonada.
Las semillas germinan con mucha lentitud. No desesperemos si no las vemos asomar enseguida como ocurre con los rabanitos. Tardarán en aparecer unos cuantos días.

En cuanto empiezan a asomar las plantitas, aclaramos el sembrado pues algunas nacerán excesivamente juntas. Lo ideal es hacerlo con la tierra húmeda: después de llover o unas horas después de regar.
Se dejan las plantitas a unos dos cm de distancia.

Empiezan a recolectarse a los tres o cuatro meses de la siembra, en cuanto tienen el tamaño de un dedo meñique. Así chiquititas están deliciosas crudas o en ensalada.
Iremos recogiendo zanahorias semana a semana a medida que vayan creciendo. Las que van quedando en el sembrado, al tener más espacio y más tiempo se harán más grandes y nos valdrán para guisos y potajes.
Zanahorias en cajonera junto a berenjenas, judías y puerros
Conviene saber:
  • Cuando se riega hay que hacerlo en profundidad para que el agua penetre mucho y las zanahorias la sigan.
  • Cuando arrancamos zanahorias hay que poner mucho cuidado en apretar la tierra y cerrar los huecos que quedan en la tierra para que la mosca de la zanahoria no las infeste.
  • Contienen mucho caroteno y su consumo es muy bueno para la vista
  • Las hojas de las zanahorias son comestibles. Se pueden añadir a los purés de verduras.
  • Es mejor abstenerse de recoger zanahorias silvestres si no se conocen muy bien ya que por su follaje pueden confundirse con la cicuta que es venenosa.

Comentarios

  1. Es una envidia tener un huerto y comer todo lo rico que se puede sembrar en el. Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo María, yo lo valoro muchísimo y por eso animo a todo el mundo a poner aunque solo sea un par de macetas con alguna cosilla. Un beso y gracias por tu visita. Ah y perdona el retraso en contestarte que me pillaste de vacaciones.

      Eliminar
  2. Por si a alguien le interesa, cuando en algún momento tenemos acidez de estómago, cogemos un trozo de zanahoria cruda y bien lavada y nos la comemos poco a poco, bien masticada. En pocos minutos la acidez nos habrá desaparecido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José: ya lo creo que habrá muchas personas a las que les interese tu recomendación. A mi la primera aunque afortunadamente no suelo tener ese problema.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  3. Hola!
    Soy nueva en esto del cultivo propio. Llevaba mucho tiempo queriendo intentarlo y este año me he decidido a comprar semillas de zanahoria (y de tomate y cebolla).
    Pero vivo en Alemania y no me decido mucho entre sembrarlas en macetas o en un pequeño rinconcito de jardín que "nos corresponde" por el apartamento. Me preocupa que en macetas no tengan la profundidad suficiente pero tampoco estoy segura de qué tipo de suelo es éste (acabamos de trasladarnos).
    ¿Qué me recomiendas? En caso de que fuese mejor sembrar en el jardín, ¿a cuánta profundidad debería mezclar la tierra del jardín con la de cultivo?
    Muchas gracias!
    Candela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Candela. Yo en tu caso, sembraría las semillas para hacer los semilleros en macetas (cada una el suyo) pero luego las plantitas las trasplantaría al suelo pues siempre estarán mejor que en maceta.
      Con que remuevas y mezcles una profundidad de unos 30cm puedes tener suficiente
      A la parte en la que vayan a ir los tomates, añádele una buena cantidad de materia o abono orgánico (te venden los sacos en el mismo sitio que la tierra de cultivo).Si quieres puedes buscar en el blog alguna página más donde explico cosas básicas para inciciarse es este mundo apasionante de la horticultura. Un saludo y que lo disfrutes (aunque a la primera no te salga del todo bien pues la tierra de los huertos va ganando con los años)

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA

NARANJOS Y LIMONEROS: conocerlos y cuidarlos