LAS ADELFAS (Nerium oleander)


Estas hermosas plantas de la familia de las Apocináceas son típicamente mediterráneas.
Nacen de forma espontánea a lo largo de los cauces de ríos y torrentes en zonas bien soleadas de clima templado.

Adelfa de color blanco

En su estado natural, crecen arbustivas formando alegres y coloridos matorrales. Pueden desarrollarse también en forma de árbol de pequeño tamaño y alcanzar en condiciones óptimas los 4 metros de altura.

Adelfas rosas formando un seto

Son perennifolias, con hojas lanceoladas, largas, estrechas, coriáceas (consistencia similar a la del cuero) y ¡ojo! muy venenosas.

Hojas de adelfa (Nerium oleander)

Florecen a lo largo de todo el verano y el otoño. Sus flores, reunidas en inflorescencias en el extremos de los largos y flexibles tallos, presentan diferentes coloridos, del blanco al rojo, pasando por el rosa, el amarillo y el salmón y pueden ser dobles o sencillas.

Adelfas de color rojo

Son muy rústicas y resistentes, de fácil crecimiento tanto en el suelo como en maceta y pese a proceder de zonas cálidas y de su afición por el sol y el agua, soportan temperaturas de hasta -4ºC así como la sequía y la semisombra, claro que, si queremos adelfas que luzcan en todo su esplendor y se cuajen de flores deberemos tener en cuenta, no lo que soportan sino lo que prefieren:
  • Exposición al sol
  • Calor
  • Suelo fértil
  • Riego abundante, sobre todo en la época de crecimiento
Flor sencilla de color rosa de la adelfa

Si no queremos prescindir de ellas y nuestro clima es frío y con fuertes heladas, tendremos que cultivarlas en maceta y trasladarlas en invierno a un lugar protegido.

Si nuestro clima es húmedo, fresco y poco soleado, podremos cultivarlas en el exterior pero su floración será menos abundante (no menos larga) que en zonas soleadas y cálidas y estarán expuestas a contraer algunas enfermedades fúngicas.

Para reproducirlas, lo haremos fácilmente mediante estaca, esqueje o acodo. Las de nuestro jardín, que son las que os muestro en las fotos, proceden casi todas de esquejes plantados en verano.

Flor sencilla blanca de la adelfa

Apenas necesitan poda. Solamente eliminar si se quiere, después de la floración, los racimos de flores secas.
Si adquieren un tamaño excesivo, se pueden someter en primavera a una poda intensa. También  en esta época podemos recortar alguna rama que rompa la armonía de la copa o nos moleste por alguna causa, procurando cortar por encima de un brote bien situado de forma que no queden muñones.

Adelfa (Nerium oleander) de color rosa

Hay que decir que las adelfas, debido  al veneno que portan en sus hojas, son plantas potencialmente peligrosas para los niños. Hay que advertirles muy bien de que no se les ocurra mordisquearlas ni jugar con ellas.

Comentarios

  1. Hola Ruqui. Muy interesante la página que has dedicado a las adelfas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA

FLORES SILVESTRES DE COLOR AZUL, MORADO Y LILA