LA DIMORPHOTHECA (Osteospermum) Una planta todoterreno

dimorphotheca de color lila

La dimorfoteca es una planta herbácea (no desarrolla troncos sino tallos aunque cuando es adulta, se vuelven algo leñosos), de hoja perenne, erguida aunque de poca altura (hasta los 50cm), muy adecuada para rocallas, borduras y otros lugares donde necesitemos cubrir el suelo.

Sus hojas son carnosas, de borde irregular.

Hoja de la dimorphoteca

Sus flores son compuestas, como grandes margaritas de diferentes tonalidades entre el blanco y el morado pasando por el rosa, el fucsia y el lila.

dimorphotheca

En climas como el oceánico (el mío) florece a lo largo de todo el año aunque más abundantemente en primavera y verano.
Resiste todos los climas excepto los muy fríos. Por  debajo de -5º puede morirse pero queda la opción de cultivarla en maceta y protegerla en invierno.
Le gusta el sol pero crece y florece también perfectamente en semisombra.

Dimorphothecas

Aguanta todo tipo de suelos, desde los muy alcalinos hasta los arcillosos o arenosos con tal de que estén bien drenados y no se encharquen ya que es una planta que requiere poco agua.

Cuidados

Hay que eliminarle las flores secas y podarla después del verano recortando los tallos, dejándolos lo más cortos posibles pero cortando siempre por encima de algún brotecito nuevo sin dejar muñones.

rincón del jardín con dimorphothecas

Reproducción

Tengo que decir que nunca he necesitado reproducirla ya que lo hace ella sola con mucha facilidad.
La forma más corriente es mediante acodo pero también por semillas si no se cortan las flores o por esqueje.
Si queremos trasplantarla de lugar, cuanto más joven sea, mejor. Los ejemplares adultos, resisten mal el trasplante. La época ideal para hacerlo es la primavera o el otoño.
Los días posteriores al trasplante, debemos regarla bien para que arraigue; después el riego ha de ser mínimo.

dimorphotecas blancas en el jardín

Si a pesar de nuestros cuidados, la planta se pone fea y desaliñada, se poda drásticamente y volverá a brotar fuerte y vigorosa.

En estas fotos os muestro algunas de las que hay por el jardín. La primera que compré era rosa pero ahora ya las hay de todos los colores: rosas, lilas, moradas y unas muy bonitas que son blancas por dentro y granates por fuera. Al reproducirse ellas solas, van saliendo del color que se les antoja. Si queremos uno determinado, tenemos que utilizar para reproducirlas el método del acodo o del esqueje.

Comentarios

  1. Son muy guapas Ruqui, pero lo que más me gusta son esas dos vistas de tu jardín...
    y las rocas... qué gozada una rocalla auténtica jajaja !!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margó, me hace mucha ilusión que tú, que ves a diario la maravilla de tu jardín, me digas que te gusta el mío. La rocalla natural es una auténtica gozada, tienes razón aunque da bastante trabajo pero de eso ¡qué te voy a contar a ti que no sepas, jaja. Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

NARANJOS Y LIMONEROS: conocerlos y cuidarlos

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA