viernes, 27 de mayo de 2016

CAMPÁNULAS O FAROLILLOS, una explosión de color azul


Las campánulas son plantas cespitosas llamadas también cobertoras o rastreras porque con el tiempo van cubriendo el suelo formando conjuntos compactos y tupidos.


De pequeña estatura, no alcanzan más allá de  los 30cm de altura.

Son plantas herbáceas, perennes, siempre verdes, muy rústicas y de muy fácil cultivo.
Su floración es muy abundante y si las condiciones son favorables, puede extenderse a lo largo de todo el año aunque su época  de verdadero esplendor es ahora, de mediados de primavera hasta mediados del verano.


Sus flores azules (las hay también blancas), en forma de campanilla, forman verdaderas masas de color que trepan, corren o cuelgan en cascada.


Aunque son plantas propias de climas templados y de zonas umbrosas, resisten bien las heladas y las exposiciones soleadas.

Les gusta la humedad (que no el encharcamiento) y el suelo fértil pero son capaces de vivir y florecer en condiciones totalmente adversas, prácticamente sin tierra y sin agua, en las grietas de las rocas calcáreas, entre las piedras de los caminos, en cualquier lugar donde le llegue un poco de humedad de vez en cuando.


Sus hojas son redondeadas y dentadas.


Sus tallos son finos y frágiles y sus raíces, muy superficiales y diminutas, no representan competencia para las plantas que crecen a su lado. De ahí que sean ideales para proteger y cubrir los suelos de otras plantas que requieren tener sus raíces frescas y húmedas.


Se multiplican muy fácilmente por división de la mata en  otoño o primavera.
El único cuidado que requieren es el de eliminar los tallos con las flores secas después de la floración. Se hace sin ninguna dificultad y sin necesidad de tijeras, simplemente cogiendo puñados de tallos secos y tirando suavemente de ellos.


Ahora mismo están impresionantes.
Parece imposible que sean  tan hermosas y delicadas de apariencia y tan rústicas y resistentes en la realidad. ¡Y tan sociables! lo mismo medran al lado de unas fresitas silvestres que haciéndole compañía a unos geranios.