sábado, 27 de agosto de 2016

HELECHOS SILVESTRES: Lengua de ciervo (Phyllitis scolopendrium o Asplenium scolopendrium)

Helecho Lengua de ciervo (Phyllitis scolopendriuym)

Lengua de ciervo es un helecho de la familia de las Aspleniáceas que debe su nombre común al parecido de sus frondes con la lengua de estos herbívoros y su nombre científico a la disposición de sus soros que recuerdan a una escolopendra.

Su hábitat natural es el bosque y el sotobosque, los lugares umbríos y húmedos y las grietas de rocas calizas de parajes kársticos pero también puede encontrarse en rincones más urbanos y cultivarse en un jardín umbrío o incluso soportar algo de sol siempre y cuando no le falte la humedad.

Si el ambiente es propicio, surgen espontáneamente en cualquier sitio como este ejemplar que ha nacido en una grieta, entre el muro y el pavimento


o este otro que eligió un lugar algo más complicado.


Se sujetan al suelo, como otros helechos,  mediante un rizoma alargado y muy paleáceo (con páleas o escamas vellosas) de color oscuro.


Sus frondes, que surgen del rizoma,  son persistentes por lo que se mantienen verdes durante todo el año. Las viejas se van  marchitando cuando ya han brotado las nuevas.
En las fotos puede observarse cómo las recién nacidas surgen enrolladas y cómo al mismo tiempo, las  antiguas comienzan a deteriorarse.




Los peciolos son más cortos que las láminas, de color verde  de jóvenes, castaño oscuro de adultos, siempre con páleas de color castaño claro.


Las láminas son de color verde. Al contrario que en la mayoría de los helechos, son enteras, sin divisiones o pinnas, largas (de hasta 30cm) y estrechas, de forma lanceolada y con el borde entero o algo ondulado. Comienzan con dos lóbulos y terminan en punta.

El haz es de un verde más intenso, liso y brillante; el envés es ligeramente paleáceo sobre todo a lo largo del raquis (nervio central).
Lo soros o grupos de esporangios, se encuentran en el envés. Son lineares y están colocados de forma oblicua.


Se reproducen muy fácilmente por división de la mata.

Antiguamente tuvieron usos medicinales. Se utilizaban para curar enfermedades del hígado y del bazo y para bajar la tensión. También en uso externo para heridas y hematomas.

No tienen confusión posible con helechos de otras familias debido a sus láminas enteras, sin divisiones o pinnas. El que más se le parece es otro Phyllitis (Phyllitis sagittata) cuyas frondes son más cortas y tienen forma triangular o de punta de flecha.


Aquí vemos uno en un rincón del jardín, entre otros helechos y plantas silvestres y cultivadas, surgiendo de una grieta en la rocalla.


Y aquí uno que se protege del sol refugiándose bajo otros helechos.